Categorías

7 Consejos para alquilar una vivienda en Guinea Ecuatorial

Cosas que saber y hacer antes de alquilar una vivienda en Guinea Ecuatorial.

Vivir en Guinea Ecuatorial
3. May 2021
visto 204 veces
7 Consejos para alquilar una vivienda en Guinea Ecuatorial

¿Estás pensando en cambiar de casa y alquilar una vivienda? Este post es para ti. ¿Que no es tu situación actual? Pues también es para ti. Y lo es porque nunca sabemos cuándo llegará la necesidad de mudarnos y tener que alquilar una vivienda.

Hay personas que se lanzan a esta aventura a ciegas y terminan cometiendo muchos errores. Para que no te pase a ti, en este post compartimos siete consejos útiles para alquilar una vivienda en Guinea Ecuatorial sin morir en el intento.

Número 1. Haz un buen presupuesto.

Tu situación económica es lo primero que debes valorar antes de actuar. Si podrás alquilar una vivienda y qué tipo de vivienda vas a poder alquilar, dependerán de tu presupuesto.

Revisa bien de cuánto dinero dispones, cuál es tu fuente de ingresos y qué nivel de estabilidad económica tienes. Es necesario decirlo porque todavía hay gente que va y alquila una vivienda que hace llorar su bolsillo. Luego llega el momento en que no pueden seguir pagando y se tienen que mudar arrastrando una deuda.

Elabora un presupuesto que contemple no solo lo que estás dispuesto/a a invertir en la vivienda en sí, sino también en el proceso de búsqueda: dinero de taxi, crédito telefónico, dinero de impresión de anuncios, entre otros.

Número 2. Prepárate para la búsqueda. 

Sabemos lo estresantes que son las mudanzas, pero antes de hacerlo debes encontrar una vivienda, lo cual tampoco es tarea fácil que digamos. Por esta razón, la preparación es el segundo consejo.

Debes prepararte para encontrar una vivienda que cumpla con tus expectativas. Tratándose de Guinea, tu preparación debe ser el doble, ¿porqué?

Porque apenas hay agencias o inmobiliarias que se dediquen a eso. En más del 90% de los casos, tendrás que encargarte de la búsqueda personalmente: visitar barrios, tirar de contactos y aprovechar el «boca a boca». 

La preparación incluye empezar tu búsqueda con antelación, a tiempo. Así reducirás tus niveles de estrés. Intenta empezar la búsqueda con al menos un mes de antelación (salvo que por alguna razón de peso no puedas hacerlo).

No empieces a buscar una vivienda el día antes del que te quieres mudar. Siempre que no quieras descubrir lo poco que mola.

Para reducir el tiempo de búsqueda, si tienes acceso a internet, te recomendamos publicar en Bayamsellam tu anuncio de búsqueda, o buscar casa de alquiler en la categoría inmobiliaria de la plataforma. Es una de las más completas del país actualmente.

Estamos en la era digital, aprovecha las herramientas a tu alcance para facilitarte el trabajo, trabaja de forma inteligente. Si eres propietario y quieres ofrecer tu casa en alquiler, también puedes crear tu perfil y publicar tu anuncio, aumenta las posibilidades de llegar a tu clientela.

Otra cosa muy importante que puedes hacer durante el periodo de preparación, es escribir e imprimir un anuncio, ya sea que ofrezcas o busques vivienda, y añadirle tus vías de contacto (tu número telefónico o correo electrónico).

Después de imprimir tu anuncio, puedes pedirle a alguien que tenga un locutorio (o local parecido) que te deje pegarlo en algún portal del local. Alguien con interés podría contactarte, ¿a que parece fácil? Pues muy poca gente lo hace, tú puedes empezar.

No obstante, ten en cuenta que  ahorras más y puedes llegar a más gente (y en poco tiempo), si publicas tu anuncio por internet, concretamente en Bayamsellam.

La fase de preparación implica realizar todas las acciones que te facilitarán el proceso de búsqueda. No olvides estar pendiente de tus vías de contacto, te puede llamar o escribir alguien que ofrece o busca una vivienda. 

Número 3. Investiga todas las zonas que te interesan.

Puedes hacer una lista de barrios en los que te interese alquilar una vivienda. Una vez elaborada la lista, al menos analiza tres factores bastante importantes:

A. Seguridad.

Anteriormente, daba igual en qué barrio te quedases. En general, todos eran seguros. Con el tiempo esto ha ido cambiando, ahora hay barrios que presentan mayores niveles o índices de delincuencia que otros. Procura priorizar tu seguridad a la hora de alquilar una vivienda.

B. Niveles de ruido.

Tanto si eres una persona que busca tranquilidad, como si eres una persona que busca entornos más animados, debes tener esto muy en cuenta. 

¿Cuántos bares hay cerca de la zona y qué tan moviditos son?, ¿los vecinos hacen mucho ruido o no? Si buscas calma, no alquiles casa en una zona llena de bares y discotecas. Alquilar una casa donde nadie duerme buscando tú tranquilidad, es un tremendo error. Te lo pueden confirmar quienes hayan pasado por esa experiencia.

C. Accesibilidad.

Quizás eres de los que adoran llevar zapatillas relucientes o de las que aman ir a todas partes en tacones. Lo cierto es que, si quieres mantener ese estilo chic, tendrás que buscar una vivienda que esté cerca de una carretera bien asfaltada.

No es gracioso ir a todas partes con extra de ropa y zapatos, ya sea porque en época lluviosa el barro te llega hasta las cejas o porque en época seca te comes el polvo. Contempla también el coste del transporte. Cuan peor accesibilidad tenga una zona, más caro te saldrá el taxi. Si es que primeramente puede llegar a la zona.

Número 4. Revisa el estado de la vivienda.

Bien, tienes un presupuesto, has publicado anuncios y has hecho correr la voz de que buscas una vivienda y, además, has localizado las zonas que te interesan. Por fin toca elegir una vivienda.

Hazte, haznos el favor y a nadie pagues antes de visitar personalmente el inmueble y comprobar que es como te han contado o has visto en las fotos. 

Si la calidad para ti es importante, este consejo te importa muchísimo, incluso el precio dependerá de la misma. Cuando visites la vivienda, determina si realmente es el tipo que te conviene.

A. Vivienda amueblada.

En este tipo de vivienda no será necesario que compres muebles, normalmente encontrarás el equipamiento y enseres que hacen falta.  Si ya tienes tus propios muebles, puede que no sea el tipo de vivienda para ti.

B. Vivienda no amueblada.

Es perfecta para aquellos que tienen sus propios muebles o planean comprarlos. Encuentras la casa vacía y puedes amueblarla a tu gusto.

C. Vivienda no terminada.

Es un tipo de vivienda que podría tener espacios necesarios como el baño, pero que forman una construcción independiente y apartada.

Es decir, te puedes encontrar con un baño individual (solo para ti  y miembros de tu casa) o te puedes encontrar un baño grupal (que comparte un vecindario o varios hogares del mismo) separado de las otras estancias de la casa. Por ejemplo, para ir al baño tendrías que salir de la construcción principal.

D. Vivienda terminada.

Son viviendas terminadas las opuestas a lo anterior. Tienen todos los compartimentos en el mismo espacio y están íntegramente construidas. Normalmente, una vivienda terminada y totalmente amueblada será más cara que otra que no tenga estas características.

Número 5. Comprueba el estado de los suministros.

En los tiempos que corren, los suministros de una vivienda son cada vez más relevantes. ¿Hay agua corriente?, ¿hay internet?, ¿está la luz dada de alta?, ¿a nombre de quién está todo eso?, ¿constan deudas de sumimistros pendientes?, ¿a cuánto ascienden los gastos mensuales de suministros?

A veces, suele pasar que el inquilino anterior tenía un contador y acumulaba deudas, esto aunque se pueda solucionar, te podría dar algunos dolores de cabeza.

Número 6. Acuerda el pago y su forma.

Ya has revisado todos los puntos anteriores, ahora toca hablar de dinero. Es normal negociar los precios en Guinea, si crees que un precio es demasiado caro para lo que tienes delante, negocia.

Muchas veces conseguirás que te lo rebajen. En este momento, acuerda cómo va a ser el pago y si tienes que aportar fianza. En ocasiones, cuando la vivienda no está amueblada, te descuentan la fianza.

Opta por la forma de pago que te convenga más: mensual, bimestral, trimestral, anual, etc. Acuerda el momento del mes que estarás haciendo las entregas (cada fin de mes, primeros 5 días...), porque si no lo aclaras, igual te aparece tu casero pidiendo la paga en un momento inoportuno. No olvides concretar todos los aspectos económicos en el documento del consejo número 7.

Número 7. Recuerda firmar un contrato.

Es el último pero no menos importante. Procura firmar un contrato por escrito. Poca gente está acostumbrada a hacerlo, pero es algo que te salvará de dolores de cabeza y problemas innecesarios.

Procura que se recojan todos los pactos que acuerdes con tu casero en este documento, en el peor de los casos puede ser tu salvavidas.

Estos son los siete consejos por hoy. Recuerda crear tu perfil en Bayamsellam si buscas una vivienda o para otras opciones que te ofrece la plataforma.

¿Tienes más consejos que aportar o quieres compartir algo? No lo dudes y deja tu comentario en los espacios de Bayamsellam.

¡Nos vamos leyendo!

¡Hola! Soy Estefanía Mbá, escritora apasionada. Aquí en Bayamsellam iré compartiendo posts sobre temas que te pueden ser muy útiles. Por eso, quedo abierta a todas tus sugerencias. ¿Quieres saber más sobre mí y lo que escribo? Te dejo el enlace de mi blog personal aquí en mi perfil. En mi blog puedes acceder también a mi tienda de diseños poéticos. No dudes en conectar conmigo a través de mi correo, redes sociales, o al comentar tus ideas y opiniones en los posts. Puedes escribirme a: [email protected] ▪¡Nos vamos leyendo!▪
Bloguera,Youtuber y licenciada en Derecho
Categorías
Tecnologia
Inmobiliaria
Estilo de vida y Moda
Vivir en Guinea Ecuatorial
Todas las entradas que facilitan la experiencia de vivir en el país.
Comentados